DSC_0267

Las magdalenas están elaboradas a la antigua usanza y con ingredientes naturales.

El proceso es muy sencillo: mezclamos los huevos y el azúcar, las esponjamos y posteriormente añadimos aceite y leche. Después de esto, batimos un poco más, para, por último, añadir harina e impulsor a la masa.

Rellenamos las cápsulas con la masa resultante y lo metemos al horno entre 12 y 15 minutos.

El resultado son unas jugosas magdalenas, ideales para nuestros hijos pues van enriquecidas con leche, sin ningún aditivo, ni conservantes ni colorantes.