La Manteca de Cerdo, unos crían la fama…

Queremos dedicar esta nueva entrada en el blog a comentar de forma más detallada cuáles son los efectos que la manteca de cerdo produce en nuestro organismo. Parece que hablar de mantecado de cerdo es hablar de algo absolutamente perjudicial, que sólo aporta grasas perjudiciales, colesterol… en definitiva, parece que la manteca de cerdo está reñida con unos hábitos saludables en la alimentación.

Pero… ¿es eso totalmente cierto o es un mito? ¿En qué medida es buena o mala la manteca de cerdo? Para saber realmente más acerca de todo esto, lo primero que tenemos que saber es qué tipo de ácidos grasos tiene la manteca de cerdo, tema que es el verdadero punto importante.

Sepamos algo más de ellos…

Los ácidos grasos son un nutriente indispensable para nuestro organismo ya que aportan la energía que necesitamos para poder llevar a cabo nuestras actividades físicas e intelectuales.

Se clasifican en:

  • Ácidos grasos saturados: presentes en el reino animal y en aceites de palma y coco.
  • Ácidos grasos insaturados: presentes en el reino vegetal y en los pescados. Se subdividen en mono y poliinsaturados.

En general, la alimentación debe aportar la menor cantidad posible de grasas saturadas animales que pueden resultar perjudiciales.

MANTECA DE CERDO:
Estudios realizados en España por Rodríguez Jerez señalan el beneficio de la grasa de cerdo incorporada a la dieta diaria como factor de prevención de distintas enfermedades ya que su composición está basada en varios ácidos grasos, siendo 4 los principales: oleico, linoleico, palmítico y esteárico.

El ácido oleico, mejor conocido como omega 9, también se encuentra como componente principal del aceite de oliva. De este ácido graso puede llegar a contener hasta un 45% de su composición, por lo que es la mayor fracción.

El ácido linoleico también llamado omega 6 es un ácido graso esencial que no puede ser metabolizado por el cuerpo humano, por lo que debe ser obtenido a través de los alimentos. La manteca de cerdo contiene hasta un 15% de este.

El ácido palmítico es el ácido graso más abundante en la leche materna, y generalmente se adiciona en algunas fórmulas maternizadas para lactantes. Conteniendo la manteca de cerdo hasta un 23% de este ácido graso.

El ácido esteárico es un ácido graso que de forma natural es sólido a temperatura ambiente, por lo que se ha pensado en él como una alternativa al uso de grasas TRANS. La razón de escoger el ácido graso esteárico es que no es tan perjudicial para el colesterol como las grasas hidrogenadas. «Nuestro organismo no lo incorpora por lo que se excreta mucho. Y si se llega a incorporar, el hígado lo transforma en un más beneficioso ácido graso oleico, que es el que va a la sangre». De ácido esteárico, la manteca de cerdo contiene cerca de un 12%.

Conclusión:

La manteca de cerdo ibérica contiene una proporción grande de ácidos grasos insaturados (al contrario que la mantequilla) y bastante menos colesterol.
Como vemos, no era tan fiero el león como lo pintaban… Y ahora, a disfrutar sin remordimiento de nuestros mantecados!